EL OTOÑO.

No sé si os habéis dado cuenta pero el otoño es mi estación favorita.

El verano a nivel personal me gusta mucho, los planes infinitos, los días largos, la ropa veraniega, los niños no tienen colegio ni actividades… Pero después llega el otoño, con su clima agradable, que te permite disfrutar igualmente de la vida en el exterior, los días ordenados y la bendita rutina, donde conciliar se hace mucho más fácil y sano… los días más cortos que permiten un mejor descanso, las playas son realmente nuestras… En realidad son los últimos coletazos del verano que nos permiten un disfrute mas pausado.

Aunque esta visión del otoño tiene mucho peso, no es la única… a nivel trabajo también todo vuelve a la rutina…

Los envíos vuelven a tomar protagonismo, de nuevo hay que diseñar colección, ideas nuevas y los talleres.

En verano el trabajo más destacable es la decoración de eventos, en mi caso pequeños, y todo lo que los rodea… ramos de novia, tocados, regalitos especiales…Forma parte de este proyecto y resulta precioso, pero también agotador ,cargar, descargar, horarios locos, trabajar los fines de semana… y todo eso sumado a una de las épocas mas ociosas del año… agotador!… y entonces llega el otoño, con su peculiar orden, las hortensias, los brezos , las coronas, las calabazas, los verdes para poder secar, ramas, semillas y frutos, los talleres, los colores…toodo lo que me gusta para poder crear, decorar…. El cerebro se activa de 0 a100 con solo pensarlo… La propia naturaleza ya es fuente de inspiración a cada paso que das.

Según pasan los días nos adentramos en lo que yo llamo la segunda parte del otoño, donde ya dejamos atrás ese verano tardío y los días largos… Aparecen los crisantemos, con sus tonos caldero ¡Me encantan! Hay tantas variedades y tamaños… Duran bastante, una vez se corta y pones en agua, pero en realidad su temporada es muuy corta. Para mí, cuando los veo, es el aviso de que hay que abrir las cajas de navidad y sobre todo, un aviso de que se acercan mis vacaciones 🙂 Los únicos 15 días que realmente paro, intento descansar y, a ser posible, viajar porque si no no desconecto, tal vez sea de los pocos contras que le veo a trabajar desde casa.

En resumen, los materiales con los que más me gusta trabajar tienen su momento en otoño, además la mayoría los puedo recolectar yo misma para trabajar directamente, o secar y así abastecerme para todo el año o parte de el.

Supone un placer poder tener en tus manos todo el proceso y además mostrárselo a personas que lo saben valorar, que le gusta, lo respetan e incluso lo comparten… y al mismo tiempo poder enseñar a otras.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cogemos vacaciones del día 7 al 15 de noviembre.

Durante estos días podrás realizar tus compras y recibirlas a partir del día 16. Disculpa las molestias.